INICIO / Seguridad vial y legislación:/ Los Sistemas de Retención Infantil: la seguridad del niño pasajero

Los Sistemas de Retención Infantil: la seguridad del niño pasajero

Los cinturones de seguridad están diseñados para sujetar adecuadamente a una persona cuya estatura supera 1.50 metros y con una complexión fuerte. En caso de una desaceleración abrupta, el cinturón retiene a la persona en su asiento haciendo que cualquier riesgo de lesión sea el menor posible evitando daños a la integridad del cuerpo y la vida. Esto siempre y cuando se trate de un cuerpo completamente desarrollado…

En un cuerpo que aún no termina de desarrollarse, con la energía mecánica que se genera durante un impacto, el cinturón al cumplir su función, en vez de proteger puede lastimar.

Entonces, ¿Qué pasa cuando se trata de una persona cuya estatura es menor de 1.50 metros? ¿Qué se debe hacer con los niños? Precisamente de eso trata esta sección. Ver más

En el manual Cinturones de seguridad y sistemas de retención infantil de la Organización Mundial de la Salud1 indican que las heridas más frecuentes y graves que sufren los ocupantes no sujetos por cinturones de seguridad o sistemas de retención infantil en caso de impacto frontal se encuentran en cabeza, pecho y abdomen. Estas lesiones se producen por causa de dos mecánicas que concurren en una desaceleración abrupta –es decir, un choque:

a) Compresión: La parte frontal del tórax detiene su movimiento (el que está a la misma velocidad a la que iba el vehículo) pero no los órganos que se hallan en su interior (que siguen moviéndose a la misma velocidad que el vehículo)… hasta que choquen con el tórax inerte.
b) Desaceleración: Las partes fijas de un órgano se detienen, sus partes móviles no. Se estrellan contra la parte inerte y, cabe añadir, a la misma velocidad a la que se estaban moviendo.

Por ello es importante el uso de sistemas de sujeción: permiten que se reduzca la velocidad antes del impacto, evitando no solo ser eyectado –disparado- del vehículo por las fuerzas de la inercia, sino que la cantidad de energía producida por el impacto que sea absorbida por el cuerpo sea menor2, al ser distribuida por el cinturón de seguridad.

¿Quiere más información? Le invitamos a leer los siguientes artículos:
Seguridad en el coche para niños y bebés. Cómo sentar a los niños en el coche para su protección.
Sillas de seguridad para niños.
Ficha N°58: Niños en el Auto; Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito.

1 Cinturones de seguridad y sistemas de retención infantil: un manual de seguridad vial para decisores y profesionales; Londres, FIA Foundation for the Automobile and Society, 2009.
2Ramírez-Muñoz J., Accidentes de Tránsito Terrestre; Med. leg. Costa Rica [versión en línea] vol.30 n.2 Heredia Sep. 2013, pp 78-85; disponible en http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?pid=S1409-00152013000200009&script=sci_arttext

¿Por qué el cinturón de seguridad en niños es un rotundo NO?Ver más

La OMS y Fundación FIA lo explican:

El cinturón de seguridad abdominal y diagonal de tres puntos… no están diseñados para los distintos tamaños y pesos de los niños ni para las proporciones infantiles. Por ejemplo, la parte del abdomen cubierta por la pelvis y el tórax de los niños es menor y las costillas de los niños se doblarán en lugar de romperse como las de los adultos, por lo que la energía de la colisión será transferida al corazón y los pulmones.

Con un sistema de retención infantil adecuado se protege al menor de impactar contra la estructura del vehículo, distribuyendo la energía producida a través de la estructura del sistema de retención infantil, evitando daños sobre los tejidos blandos de los niños.

¿Qué tiene que ver la legislación con los sistemas de retención infantil?Ver más

El uso de un sistema de retención infantil (SRI) puede depender de dos factores:

1) Qué tan consciente está el padre, madre o persona que transportará a un menor dentro de ese vehículo, del riesgo que implica llevar a un niño suelto en el vehícul, y de la importancia que tiene la seguridad del niño pasajero.
Pero, cuando esto no sucede –es decir, el usuario no está consciente de la necesidad de utilizar un sistema de retención infantil- debe entrar un segundo factor que sea más fuerte:
2) La obligación que la ley establece.

Una obligación establecida por la ley, con vigilancia, consecuencias de Derecho (multa, amonestación, etcétera), y que además exija a la autoridad a realizar de forma permanente mucha difusión acerca de la necesidad de un SRI adecuado, puede reducir la cantidad de vidas de niños que se pierden en los accidentes de tránsito. Todo esto acompañado de una estrecha vigilancia y orientación por parte de los policías de tránsito

Finalmente, la vida y la salud son bienes inmateriales protegidos por cualquier legislación. El Estado tiene la obligación de garantizar que serán salvaguardados a toda costa. Por ello es que es urgente que una disposición completa en este sentido esté presente en todos los textos legales relacionados con el tránsito de vehículos, la movilidad urbana y aquellos acerca de salud.

¿De qué debe tratar la ley?

Por principio, todo debe basarse en la evidencia científica que existe en experiencias conocidas como “buenas prácticas”. Una de ellos es que el lugar más seguro para los niños menores de 12 años es el asiento trasero, preferentemente en la plaza central. Nunca en el asiento frontal: el impacto de una bolsa de aire, el riesgo de que el parabrisas colapse, el colapso del tablero, sumado a que no exista cómo fijar al SRI en el asiento lo hacen bastante inseguro.

El SRI debe ser además el adecuado para el menor que lo use: es como la ropa, para verse bien tiene que ser la talla adecuada; un SRI para ser eficaz tiene que ser de la medida adecuada ya que hay varios tipos de medidas.

Obligación para todos, menos para el infante: Un niño puede no estar al tanto del peligro que corre. Tampoco se le puede hacer responsable (ni para efectos legales) por no sentarse en su SRI. Por ello padres, hermanos, abuelos, tíos, conocidos, desconocidos, vehículo particular, taxi. Todo adulto que transporte a un menor de doce años debe llevarlo en un sistema de retención infantil adecuado.

Edad: Las recomendaciones más aceptadas estiman los 12 años como la edad máxima para utilizar un sistema de retención infantil, debido a que a esta edad los niños alcanzan comúnmente la estatura adecuada para utilizar el cinturón de seguridad así como una complexión física más resistente.

Un ejemplo de una legislación que contempla la edad y talla adecuada está en León, Guanajuato. Le invitamos a conocer el artículo 7 del Reglamento de Tránsito del municipio de León, Guanajuato (véalo aquí)

Estándares: En México no existe una norma oficial que establezca los procesos de manufactura, diseño y la calidad con que un sistema de retención infantil deba fabricarse, importarse y comercializarse en el país. En cambio, varias de las sillas importadas al país si lo cumplen: Debe procurarse que la adquisición de sistemas de retención infantil sea exclusivamente aquellas que cumplan con una certificación internacional. Se recomienda mucho la certificación UNECE 44 (documento en inglés)



Última modificación :
Febrero 2015.